Conociendo los alimentos
Inicio > Padres >

La dieta del preescolar en ocasiones se vuelve monótona y de poca variedad, cuando rechazan ciertos alimentos que antes le gustaban, o insiste a comer la misma comida todos los días; se niega a probar nuevos alimentos, e inclusive los rechaza antes de conocer su sabor y textura. Muchos no aceptan ingerir, fuera de la casa, alimentos que no tengan la sazón o el aspecto de la comida familiar. Copian las conductas y hábitos alimentarios de los adultos, por lo cual es frecuente conseguir niños que rechazan ciertos alimentos que al menos a uno de sus padres tampoco les gusta.

Las actitudes negativas hacia la alimentación son temporales y se modifican cuando el niño madura. Esto es importante porque es en la edad preescolar y escolar que se adquieren los hábitos y las conductas dietéticas, los gustos, las costumbres y los modales en la mesa; es por ello que los padres deben empezar por transmitir los mejores hábitos dentro del contexto cultural de cada familia.

Como ya hemos hablado anteriormente es muy importante que los niños tengan una alimentación variada y equilibrada, con la justa medida de nutrientes necesarios para su optimo desarrollo y crecimiento. Ya hemos conocido los macronutrientes, su importancia, que alimentos los contienen y sus principales funciones.

Ahora hablemos de otros nutrientes que también son necesarios y de suma importancia para una buena alimentación.

FIBRA

Es una sustancia que se encuentra en los alimentos de origen vegetal.

La fibra es necesaria en la alimentación porque constituye una forma de prevenir y combatir el estreñimiento, reduce el colesterol total y mejora el control glucémico de los diabéticos.

Alimentos que aportan fibra:
  • Cereales integrales.
  • Legumbres.
  • Verduras, ensaladas, frutas.
  • Frutos secos.

VITAMINAS

Las vitaminas son unas pequeñas sustancias, que se encuentran en muy pequeñas cantidades en los alimentos. Pero estas sustancias no se producen en el organismo, así que, obligatoriamente, hay que comerlas con los alimentos.

Las vitaminas son muy importantes y necesarias para que nuestro cuerpo pueda crecer y desarrollarse muy bien.

El mejor medio para asegurar un aporte adecuado de todas las vitaminas es proporcionar al niño una alimentación variada, con una elevada presencia de frutas y verduras.

Las vitaminas se deben comprar "en el mercado", al adquirir alimentos que las contengan, y sólo se debe recurrir a la farmacia cuando el médico lo aconseje.

Existen muchas vitaminas; como son A, B, C, D, E, K, cada una tiene una función diferente a la otra. Pero todas son importantes.

Por ejemplo:

La vitamina A: Sirve para los ojos y poder ver mejor, y también nos protege la piel. Entre los alimentos que la contienen podemos nombrar: Vísceras de animales, zanahorias, espinacas, mantequilla.

La vitamina B: Sirve para evitar la anemia, es decir, producir sangre y tener un buen desarrollo neurológico. Entre los alimentos ricos en el complejo B podemos nombrar: Cereales y granos integrales, carnes, pescados varios, huevos y productos lácteos.

La vitamina C: Sirve para no tener gripe, curar las heridas y luchar contra infecciones. La vitamina C se encuentra en casi todos los vegetales frescos y frutas como la guayaba, cítricos, fresas, etc.

La vitamina D: Ayuda a que los huesos se desarrollen muy bien. Los alimentos que contienen más vitamina D son las sardinas, los boquerones, el atún, los quesos grasos, la margarina, los champiñones y los huevos.

La vitamina K: Es importante para que la sangre coagule y así evitar perder mucha sangre cuando tengamos un accidente. Los alimentos que más la contienen son los vegetales con hojas de color verde oscuro como: la espinaca, la acelga etc.


MINERALES

Al igual que las vitaminas los minerales son esenciales para la vida. Vamos a referirnos a algunos de ellos:

Calcio: Es esencial para la formación del esqueleto.

Alimentos ricos en calcio:
  • Sobre todo, productos lácteos: leche, queso, yogur, batidos, postres lácteos en general
  • Pescado, en especial aquellas variedades que pueden consumirse con espinas.
Hierro: Las necesidades de hierro son muy importantes durante los periodos de crecimiento. El hierro es el componente principal de la hemoglobina de las células rojas de la sangre que transportan oxígeno de los pulmones a los músculos y órganos del cuerpo. Su deficiencia puede causar anemia.


Alimentos ricos en hierro:
  • Hígado, riñones, carne de vacuno en general, yema de huevo, moluscos (mejillón), legumbres, frutos secos, pasas, ciruelas secas, cereales de desayuno.
Yodo: Es un mineral muy importante ya que su deficiencia en niños y jóvenes puede causar: bocio endémico, hipotiroidismo juvenil, deterioro del desarrollo mental y retardo del desarrollo físico. Podemos encontrar una fuente de yodo en los pescados marinos y la sal yodada.

Flúor: La caries dental constituye un problema importante de salud pública. La acción favorable del flúor está comprobada como protector de las agresiones de los ácidos orgánicos que producen los gérmenes cariogénicos de la placa dentaria. Lo podemos encontrar en el pescado, espinacas, soya, pan integral.

Las frutas y los vegetales:

Las podemos consumir como jugos, batidos, merengadas, sopas, cremas, ensaladas, en postres o al natural, ellas contienen vitaminas y minerales que nos ayudan a crecer y desarrollarnos de la mejor manera, ayuda a nuestro cerebro para que desarrolle mejor la menoría y la destreza para superar todas las pruebas que se nos presentan.

El mercado ofrece un gran número de bebidas con sabor a frutas, la mayor parte contiene gran cantidad de azúcar, conservante y aromatizante y algunos de ellos vitamina c añadida. Estas bebidas refrescantes no forman parte de la alimentación adecuada que bebe llevar el niño.

Las frutas y los vegetales son una valiosa adición a la variedad, atractivo y composición de la alimentación diaria de los niños.

Arepa, arroz, pan:

Estos cereales constituyen una importante fuente de energía, la cual utiliza nuestro cuerpo para poder realizar todas sus funciones, desde caminar, correr, nadar, y jugar, hasta respirar y que nuestro corazón lata correctamente. También contienen proteínas de origen vegetal y vitaminas. En este grupo incluimos las harinas que se obtienen de los cereales (trigo, arroz, maíz, cebada etc.) y los productos que se elaboran a partir de estas (pan, arepas, pastas, galletas) y también los tubérculos como la papa, muy consumida en nuestro país. Los cereales son muy ricos en fibra, la cual es muy beneficiosa para la prevención y el tratamiento de enfermedades como la diabetes, el estreñimiento, el exceso de colesterol en sangre o incluso para la prevención de algunos tipos de cáncer.

Carne, pollo, pescado y huevos:

Son una fuente rica en proteína. Estos alimentos ayudan a nuestro organismo a crecer y desarrollarse de forma optima, ayudan también a la formación de tejidos y al correcto funcionamiento de todos nuestros órganos, nos dan la fuerza necesaria para realizar todos los trabajos físicos que necesitemos y forman parte de una alimentación balanceada necesaria para el correcto desarrollo de los niños.

Chupetas, pepitos, tortas y galletas de panadería, y las chuchearías en general:

Estos contienen en gran cantidad de un tipo de grasas llamadas trans, las cuales tienen un efecto similar al de las grasas de origen animal y son relacionadas con aumentar el riesgo de producir enfermedades cardiovasculares. También poseen una gran cantidad de colorantes y aditivos químicos, y gran cantidad de azúcar, los cuales son muy perjudiciales para la salud.

En este sentido, es adecuado aconsejar la reducción del consumo de este tipo de productos.

Los refrescos:

Este tipo de bebidas al igual que los jugos industrializados y las llamadas bebidas refrescantes, contienen un alto contenido de azúcar, aditivos químicos y conservantes, que son perjudiciales para la salud, no son para nada alimenticios y por lo general a la larga generan problemas como la obesidad, problemas bucales como la caries y enfermedades gastrointestinales, por todo esto no es recomendable incluirlos en la dieta de los niños y si se les va a suministrar tratar de que sea de forma muy esporádica.

Agua:

El agua es el principal componente de nuestro cuerpo. Ella es de vital importancia para mantenernos hidratados.

El cuerpo nos avisa que necesita ser hidratados, mediante la sensación de sed, y esta debe ser repuesta lo antes posible. Lo correcto sería no llegar a tener sed, es decir, preverla bebiendo sistemáticamente, para no sufrir deshidratación. Reponemos el líquido perdido no solo a través del agua. La mayoría de los alimentos tienen gran porcentaje de agua: la carne un 70%, las frutas un 85 - 95%, igual que los vegetales, y la leche un 90%. Así pues, es de vital importancia el consumo adecuado de agua y de los alimentos ricos en ella, para mantener nuestro organismo hidratado y en óptima condición.

Licenciada en Nutrición y Dietética
Liana Andrea Izarra Avendaño.
M.S.D.S 3406.
C.N.D.V 3566.
nutricion@sociedadanticancerosa.org



Inicio > Padres >   Ir al principio



 

Sociedad Anticancerosa de Venezuela - RIF: J-00056059-5
Calle Jalisco, entre ppal de Las Mercedes y calle La Cinta,
Edif. La Colonia, piso 1, Las Mercedes, Caracas, Venezuela
Teléfono: (+58.212) 950.3231
E-Mail: educacion@sociedadanticancerosa.org
Diseño gráfico
realizado por:
Material
impreso: 
Desarrollado por:

Promoción y
juegos multimedia: