Anemias y nutrición
Inicio > Padres >

La anemia es una enfermedad en la que la sangre tiene menos glóbulos rojos de lo normal. Estas son células de la sangre que se producen a través de un proceso complejo que necesita la disponibilidad completa de nutrientes. Una limitación en cualquiera de estos nutrientes disminuye la formación de glóbulos rojos, su integridad en forma, tamaño y funciones. Mas que cualquier otro tipo de células, los glóbulos rojos tienen una necesidad especial de los nutrientes involucrados directamente en la formación de la hemoglobina.

Por esto, para el óptimo funcionamiento de nuestro cuerpo, el hierro es uno de los minerales fundamentales en este proceso. Un déficit del mismo podría traer graves consecuencias para la salud. Una ingesta de hierro a través de la alimentación es la fórmula más común para combatir la anemia.

Beneficios del hierro
  • Facilitar el transporte de oxígeno a los tejidos.
  • Hace que la sangre circule a un ritmo adecuado.
  • Sirve para activar el grupo de vitaminas B.
  • Estimula la inmunidad y la resistencia física.
  • Oxida la glucosa para convertirla en energía.
  • Interviene en la formación de proteínas de los músculos, las células rojas y los huesos.
Los niños, adolescentes y embarazadas son las personas que necesitan un mayor aporte de hierro.

Existen dos tipos de hierro:

Hierro Hemínico: Se encuentra presente en la hemoglobina (glóbulos rojos) y en la mioglobina (músculos) de las carnes rojas, el pavo, el conejo, hígado, el pescado (sardina, lubina), los crustáceos (almejas, berberechos, mejillones) y la yema de huevo?.

Hierro No Hemínico: Está presente en alimentos de origen vegetal y en los lácteos. Este hierro de origen vegetal se absorbe en poca cantidad porque los vegetales contienen sustancias que lo dificultan: el ácido fítico (presente en lentejas, garbanzos y cereales integrales), el ácido oxálico (contenido en espinacas, acelgas, coles, espárragos y chocolate) y los taninos (se hallan en el té, el café y los vinos).

Independientemente de su origen (ya sea animal o vegetal) existen algunos alimentos con alto contenido en hierro que deben incluirse en la alimentación si queremos tener unos buenos niveles de Hierro y combatir anemias:

Fuentes dietarías de hierro

Hierro Hemínico



Hierro No Hemínico fuentes vegetales

Fuente: Marco E. (1994) "Una propuesta para la estimación de las necesidades de energía de la población venezolana. Basada en el método FAO/OMS/UNU 1985. Caracas, 1990". Nutrición bases para el desarrollo. Necesidades de energía y nutrientes de la población venezolana, fascículo N 3, Fundación Cavendes.


OTRAS ANEMIAS ALIMENTARIAS: La hemoglobina es la proteína rica en hierro presente en los glóbulos rojos que permite el transporte de oxígeno a los tejidos.

Otras causas de anemia son asociadas a deficiencia de vitaminas que se produce por la falta de ácido fólico, vitamina B12 o vitamina E en la alimentación.

Anemias causadas por enfermedades

Como la anemia falciforme es una enfermedad hereditaria que hace que los glóbulos rojos tengan una forma diferente.

Las anemias debidas a enfermedades crónicas pueden producirse por insuficiencia renal, cáncer y la enfermedad de Crohn. También puede producirse anemia a causa de una enfermedad de la médula ósea o de enfermedades autoinmunes, como el lupus.

La anemia aplásica es una enfermedad grave y poco común que hace que el cuerpo deje de producir una cantidad suficiente de glóbulos rojos nuevos.
Por lo general, las anemias hemolíticas son causadas por una enfermedad genética que produce la destrucción anormal de muchos glóbulos rojos.

Otras causas de anemia

Causada por sangrado, ya sea agudo o crónico como por ejemplo en los casos de parasitosis intestinales.
  • Alergias a la proteína de la leche de vaca.
  • Niveles bajos de hormona tiroidea o testosterona.
  • Como efecto secundario de ciertos medicamentos.

Valores normales de hierro de acuerdo con la edad y sexo


Signos y síntomas de la anemia
  • Actuar irritable
  • Dificultad para respirar
  • Ansiar alimentos inusuales
  • Comer menos
  • Sentirse cansado o débil todo el tiempo
  • Tener la lengua adolorida

Cuando la anemia es más grave puede tener:
  • Coloración azulada o muy pálida de la esclerótica de los ojos
  • Uñas quebradizas
  • Coloración pálida de la piel
  • Puede haber retardo en el crecimiento y desarrollo psicomotor, afectando el rendimiento escolar
  • Tener dolor de cabeza o mareo

Diagnóstico

Se realizan exámenes dietéticos, biomédicos y bioquímicos.

En la evaluación dietética se da a conocer el riesgo de déficit de hierro a través de la historia nutricional y la presencia de posibles factores condicionantes. Un interrogatorio al o los cuidadores el niño nos permitirá conocer:
  1. Lactancia materna mixta y duración de la misma.
  2. Edad de inicio de incorporación y cambios de la alimentación del niño.
  3. Presencia de pica.
  4. Hábitos y costumbres alimentarias en la familia.

Se indaga sobre el consumo de alimentos con hierro y vitamina C y su frecuencia en la alimentación.

En la evaluación biomédica se abarca la historia clínica y el examen físico.

Se realizan pruebas de detección que incluyen:
  • Hemoglobina y hematocrito
    Los criterios de severidad de la OMS son:

    1. Leve: hemoglobina mayor de 10 g/dl
    2. Moderada: hemoglobina entre 8-10 g/dl
    3. Grave: hemoglobina menor de 8 g/dl

  • Índices eritrocitarios (VCM, HCM)
  • Morfología eritrocitaria (frotis de sangre periférica)

Tratamiento de la anemia

Una alimentación con alimentos ricos en hierro y balanceada, es el tratamiento recomendado para las anemias nutricionales.

Si una alimentación sana no previene o trata el bajo nivel de hierro y la anemia de su hijo, el nutricionista le recomendará suplementos de hierro, los cuales se toman por vía oral. No le dé a su niño suplementos de hierro ni vitaminas con hierro sin antes consultar con su especialista.

Con tratamiento, es probable que el pronóstico sea bueno. En la mayoría de los casos, los conteos sanguíneos retornarán a su normalidad en dos meses.


Recomendaciones Nutricionales

Procure que su hijo se alimente con:
  • Pescados: Entre ellos los de más contenido en hierro son: Sardinas y boquerones

  • Cereales integrales: maíz, trigo, arroz.

  • Yema de Huevo: en el huevo entero el porcentaje de hierro es más bajo

  • Legumbres: Soja, Lentejas, Garbanzos

  • Verduras de hoja verde oscura: Espinacas y acelgas la col, y el perejil, Alcachofas, guisantes, también la remolacha, brócoli, coliflor

  • Carnes: de res de pollo, pescado, pavo, cerdo, etc., Además de ser un hierro de fácil absorción es el más habitual en la dieta diaria.

  • Frutos Secos: Almendras y Nueces. Pero los más ricos en hierro son los pistachos y las pipas de girasol.

  • Frutas: Uvas, Mango.

Además de tomar alimentos ricos en hierro (ya sean de origen vegetal o animal), hay que seleccionar también otros que favorezcan la absorción de ese hierro. Los cítricos y otros alimentos ricos en vitamina C ayudan a que el hierro se absorba mejor. La vitamina C, presente en los cítricos (naranja, mandarina, kiwi, melón, fresa), el tomate, el pimentón y el perejil, ayuda a la absorción del hierro. Entre otras recomendaciones incluimos:
  • no abusar de los productos con calcio, ya que este mineral puede disminuir su absorción de hierro

  • debemos promover la lactancia materna los primeros 6 meses de vida, así como evitar la leche de vaca completa antes del año de edad.

  • Preferir los jugos de frutas frescas o enteras, seleccionando alimentos con un buen aporte de hierro y vitamina C.


Licenciada en Nutrición y Dietética
Liana Andrea Izarra Avendaño.
M.S.D.S 3406.
C.N.D.V 3566.
nutricion@sociedadanticancerosa.org



Inicio > Padres >   Ir al principio



 

Sociedad Anticancerosa de Venezuela - RIF: J-00056059-5
Calle Jalisco, entre ppal de Las Mercedes y calle La Cinta,
Edif. La Colonia, piso 1, Las Mercedes, Caracas, Venezuela
Teléfono: (+58.212) 950.3231
E-Mail: educacion@sociedadanticancerosa.org
Diseño gráfico
realizado por:
Material
impreso: 
Desarrollado por:

Promoción y
juegos multimedia: