Alergias alimentarias
Inicio > Padres >

La mayoría de las personas pueden comer una gran variedad de alimentos. Sin embargo un pequeño porcentaje de la población puede presentar reacciones adversas a algún alimento o algún componente del mismo. Dichas reacciones pueden ir desde una pequeña erupción hasta reacciones graves.

Una alergia alimentaria es una forma específica de intolerancia a un alimento o a uno de sus componentes, lo cual activa el sistema inmunológico.

Para reducir el riesgo a todo tipo de alergias, se recomienda un estado nutricional óptimo. (La desnutrición puede aumentar el riesgo a alergias) Es muy importante incluir la lactancia materna exclusiva los 6 primeros meses de vida y luego mixta hasta el primer año de edad. Las parasitosis intestinales pueden ocasionar alergias; a partir de los 3 años de edad.

Los síntomas de las alergias alimentarias pueden ser muy variables, leves hasta severos, partiendo desde un ligero picor en la boca, hasta cuadros graves como un shock anafiláctico (incluye inflamación de la glotis y puede conllevar a muerte por asfixia) que requiere atención médica inmediata.

Síntomas Respiratorios
  1. moqueo o congestión nasal
  2. estornudos
  3. asma (dificultad para respirar)
  4. tos
  5. sibilancia o sonido silbante durante la respiración
  6. trastornos respiratorios

Síntomas Cutáneos
  1. inflamación de labios, boca, lengua, cara y/o garganta
  2. urticaria
  3. erupciones
  4. enrojecimiento
  5. picazón
  6. eczema

Síntomas Gastrointestinales
  1. dolor abdominal
  2. diarrea
  3. náuseas
  4. vómitos
  5. cólicos
  6. hinchazón

Síntomas Sistémicos
  1. shock anafiláctico generalizado grave

Diagnóstico

El diagnóstico debe incluir el establecimiento de forma clara de la relación entre la ingestión del alimento y los síntomas clínicos. Se obtiene a través de realización de una historia clínica-nutricional, pruebas cutáneas, en sangre y por último pruebas de eliminación/provocación; a su vez incluye realizar al cuidador del niño un recordatorio de 24 ó 72 horas, indagando en todos los alimentos ingeridos y la relación alimentos/síntomas.

Las reacciones adversas pueden darse a prácticamente cualquier alimento, aunque la mayoría de las alergias alimentarias, se deben a:

Alergia a la proteína de la leche de vaca, se puede reducir mediante el uso de alimentos con diferentes tratamientos en el procesamiento de los productos lácteos, como la leche esterilizada o evaporada. Si no resulta, se elimina la leche de vaca de la dieta al igual que sus derivados como yogur y quesos. Recomendar el uso de las fórmulas hidrolizadas, semielementales u oligoméricas, no se recomienda el uso de fórmulas de soya, debido al riesgo de reacciones cruzadas.

Alergia al huevo, hay que eliminar la ingesta de huevo y los alimentos que lo contengan.

Alergia al trigo, se elimina del trigo, sus derivados y aquellos cereales que tengan posibilidades de reacciones cruzadas, por lo que se debe entrenar muy bien en la consulta con el Licenciado en Nutrición, al niño y a la familia con alimentos sustitutos del trigo.

Alergia al pescado y mariscos, omitir pescados, mariscos, crustáceos y saborizantes de pescado, comidas marinadas o elaboradas a base de pescados.

Alergia a los frutos secos, la alergia al maní es la más frecuente.

Alergia a las frutas, puede asociarse con alergia a las rosáceas como lo son la manzana, pera, cereza, ciruela o melocotón. En el caso de la piña y las fresas, puede deberse a su alto contenido de aminas vasoactivas. Las frutas cítricas (naranja, mandarina, toronja y limón), se relacionan con reacciones adversas no alergénicas.

Alergia a las carnes, la carne de cerdo es la que se asocia con mayor frecuencia.

Alergia a leguminosas, la soya es la más frecuentemente involucrada.

Alergia al maíz, dieta de eliminación e indicar sustitutos: harina de trigo, papa, avena, arroz, centeno y/o cebada.

Alergia a vegetales, poco frecuente; generalmente produce síntomas gastrointestinales. También se asocia a reactividad cruzada con polen (perejil, célery y zanahoria).

Alergia a especias, Ej. ajo, pimienta, comino, canela, mostaza, anís, vainilla, orégano, etc.

Las dietas de eliminación se deben manejar con precaución, especialmente si hay más de un alimento restringido. Éstas pueden producir una inadecuada ingesta calórica y retraso en el crecimiento, la duración de la dieta puede ir desde una semana para los síntomas agudos (erupciones) hasta incluso ocho semanas para los síntomas crónicos como los vómitos o diarrea que se producen en algunas enfermedades gastrointestinales de origen alérgico. Cabe destacar que los alimentos forman parte fundamental en la cultura familiar; la labor principal del nutricionista, es diseñar en consulta, un plan nutricional individual de acuerdo a las necesidades del niño, en forma variada y agradable, que permita un adecuado crecimiento y desarrollo, evitando deficiencias nutricionales.

Prevención

Algunos estudios sugieren que la eliminación de los alimentos más alergénicos como la leche, el huevo y los frutos secos durante el tercer trimestre del embarazo y la lactancia, así como el retraso en la introducción de alimentos de alto riesgo de alergias en el niño, pueden funcionar como una propuesta de prevención.

Tratamiento
  1. Eliminación estricta de la dieta del alimento responsable
  2. Educación del niño y su familia sobre las dietas de eliminación
  3. Reconocimiento de reacciones alérgicas y su gravedad

Cuando sobreviene una reacción alérgica, si los síntomas son cutáneos, se debe tomar un antihistamínico y ver la evolución. Cuando los síntomas son graves, fundamentalmente si se acompañan de dificultad para tragar o respirar, el tratamiento es la adrenalina. El tratamiento decidido debe estar bajo supervisión médica.

Todo cuidador del niño con historia de anafilaxia debe estar entrenado para poder administrarle la adrenalina inyectable y tenerla a mano.

Liana Andrea Izarra Avendaño.
Licda. en Nutrición y Dietética.
M.S.D.S 3406.
C.N.D.V 3566.
nutricion@sociedadanticancerosa.org



Inicio > Padres >   Ir al principio



 

Sociedad Anticancerosa de Venezuela - RIF: J-00056059-5
Calle Jalisco, entre ppal de Las Mercedes y calle La Cinta,
Edif. La Colonia, piso 1, Las Mercedes, Caracas, Venezuela
Teléfono: (+58.212) 950.3231
E-Mail: educacion@sociedadanticancerosa.org
Diseño gráfico
realizado por:
Material
impreso: 
Desarrollado por:

Promoción y
juegos multimedia: